La Candelaria: De la desconfianza a las nuevas alianzas

Luis Albeiro Madrigal (foto: Kristina Johansen)

Pequeños empresarios en La Candelaria han descubierto que les conviene aliarse en lugar de considerarse competidores.

Trabajando juntos hacemos más, asegura Luis Albeiro Madrigal, propietario de Al Samira, un restaurante árabe en la Candelaria. A partir de la gastronomía, este colombiano de origen marroquí está rompiendo barreras. En la cocina de su restaurante se prepara la baklava – un pastel de nueces trituradas y hojaldre bañado en almíbar – que ofrece el restaurante israelí L’ Jaim en la misma calle. Madrigal también es el presidente de la Asociación de Restaurantes de la Candelaria (Arca). Fundado hace seis meses, Arca reúne unos 20 restaurantes y busca que muchos más de los alrededor de 300 que hay en la localidad se unan.

El propósito es compartir experiencias y colaborarse en actividades concretas para fortalecerse económicamente y vender una imagen más positiva de La Candelaria. Para febrero, todos los restaurantes asociados en Arca se han aliado con un hostal para ofrecer un paquete de comidas distintas – una para cada día – para un grupo de turistas que está por llegar. También tienen un diálogo fructífero con guías turísticos en la localidad, con los cuales han innovado la oferta culinaria y organizado “noches románticas”, matrimonios y otros eventos, cuenta Madrigal.

Todo este proceso ha sido posible gracias a una iniciativa de la Corporación Nuevo Arco Iris (CNAI) con el apoyo de la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico y el Instituto Distrital de Turismo. A través del proyecto Clúster de turismo, fortalecimiento empresarial y gestión de redes productivas, han apoyado a empresarios y comerciantes de la localidad. Ahora están entrando en una nueva fase del proyecto, la cual tuvo su lanzamiento el pasado jueves 20 de enero. Ahí algunos empresarios expresaron sus preocupaciones, tales como las dificultades con la movilidad, la mala gestión del espacio público y la percepción de inseguridad en la zona.

La Candelaria es una localidad que refleja la realidad de Colombia, tanto por su riqueza cultural y étnica como por sus conflictos, desconfianza e inseguridad. Sin embargo, Albeiro Caro Fernández, el coordinador del proyecto, asegura que el tema de la seguridad es sobre todo una sensación de intranquilidad que no necesariamente refleja la realidad en la localidad.

– Las estadísticas muestran que en La Candelaria predominan los delitos menores, como el robo de menor cuantía y el «cosquilleo», mientras que en un año solo ha habido un homicidio.

En el territorio de La Candelaria se encuentran diversos sectores, y a partir de los encuentros surgen múltiples conflictos, pero la gente también se da cuenta de que tienen intereses en común, continúa Albeiro Caro. Está convencido de que a través de la cooperación entre los diversos sectores y la concertación con las instituciones del Estado se puede generar nueva confianza.

– En Colombia, precisamente por la guerra de tantos años, la gente ha aprendido a no confiar, a perder el optimismo y la confianza en sus propias capacidades, y a pensar que el Estado debe resolverlo todo. O que no hay futuro. Entonces, nuestro papel es también mostrarles que si lo hay, que lo pueden hacer, y que depende de ellos y de nosotros mismos, aseguró Caro.

Otro reto es la falta de sentido de pertenencia. Según Caro, la enajenación es el peor enemigo del desarrollo local, porque la gente no se siente comprometida con el barrio – ni el residente, ni el empresario, ni el estudiante, y muchas veces ni siquiera el funcionario público.

Esto es el centro administrativo nacional – aquí está la Presidencia de la República, el Congreso, la Corte Suprema de Justicia – pero no tienen sentido de pertenencia. Las instituciones son herméticas: Se administran hacia adentro, y no hay relaciones de vecindad.

Además, muchos vecinos se han ido: Antes, La Candelaria tenía 150.000 habitantes, pero hoy en día sólo quedan 20.300. Muchos han emigrado porque se han encarecido los terrenos, los arriendos y los servicios. Mientras tanto, una cantidad de viviendas se han convertido en negocios. El problema no son los negocios en sí, sino la falta de gestión y regulación. El objetivo de Nuevo Arco Iris es contribuir a que se organice el poblador, que sea incluido en el desarrollo turístico local y que se desarrolle la microempresa y la economía solidaria. Porque el valor de la localidad no sólo reside en la arquitectura colonial, sino en la gente con sus saberes, historias y culturas.

– Ante todo se aspira que sea un territorio de turismo vivo donde el poblador se mantenga y puede dar testimonio de la historia, del presente y del futuro del país. Que no sea desplazado por el crecimiento de la industria.

Hoy en día existe una voluntad de superar los problemas y construir desarrollo local. Una propuesta que puede contribuir a esto, son los “paquetes turísticos”. La idea es que los diferentes sectores – los hoteleros, los propietarios de restaurantes, los transportadores, los guías turísticos, los artistas, los artesanos y joyeros  – se coordinen para ofrecer el mejor producto posible. Se aspira a tener una buena oferta para los turistas que van a llegar a Bogotá durante la Copa Mundial Sub 20 del FIFA, en julio y agosto de este año. En eso está trabajando Luis Albeiro Madrigal y otros pequeños empresarios. Si bien han enfrentado dificultades, Madrigal asegura que la experiencia hasta ahora ha sido muy buena.

– La gente tiene desconfianza en estos trabajos comunitarios, pero en la medida que uno va trabajando, la gente se va uniendo, va colaborando, y va entrando en la onda de que hay que sacar adelante la Candelaria.

Advertisements

Om Kristina Johansen

Frilansskribent, sosialantropolog og forfatter av boka "Frykten har et ansikt". Periodista independiente y antropóloga social. Autora del libro "Frykten har et ansikt" (El miedo tiene un rostro). Freelance writer and social anthropologist. Author of the book "Frykten har et ansikt" (Fear has a face).
Dette innlegget ble publisert i Ukategorisert og merket med , , , , . Bokmerk permalenken.

Legg igjen en kommentar

Fyll inn i feltene under, eller klikk på et ikon for å logge inn:

WordPress.com-logo

Du kommenterer med bruk av din WordPress.com konto. Logg ut / Endre )

Twitter picture

Du kommenterer med bruk av din Twitter konto. Logg ut / Endre )

Facebookbilde

Du kommenterer med bruk av din Facebook konto. Logg ut / Endre )

Google+ photo

Du kommenterer med bruk av din Google+ konto. Logg ut / Endre )

Kobler til %s